La leyenda viviente

Derek Jeter III

No me había dado cuenta del gran privilegio que había tenido de ver jugar a Derek Jeter hasta que hizo su último swing en el Yankee Stadium el pasado 25 de septiembre. Para nadie es un secreto que soy fanático de los Yankees. No soy el típico fanático cautivado por los 27 títulos que utiliza a éstos como cualquier argumento para defender a su equipo. Soy el fanático que se enamoró de su historia desde que vio The Pride of the Yankees, la historia del gran Lou Gehrig, hace más o menos ocho años. Suena bastante cliché pero este tipo de leyendas e historias misteriosamente solo nacen en la organización de New York. Empezando por el mejor jugador de toda la historia, los Yankees cuentan con una lista de jugadores que marcaron al beisbol y a la cultura americana profundamente. La realidad de que vimos a una de esas leyendas jugar es impactante. Derek Jeter fue durante 20 años una leyenda viviente del beisbol.

Derek Jeter IV

Derek Jeter fue durante años el jugador más respetado de todas las Grandes Ligas. Su vida parece la historia perfecta del pelotero perfecto para hacer la película perfecta. Vivió la mayor parte de su infancia en un pueblo llamado Kalamazoo, donde sobresalió jugando beisbol y basket. Se crió como fanático de los Yankees y tuvo la gran suerte de ser seleccionado en la primera ronda del draft de 1992 a pesar de tener una beca en la Universidad de Michigan. Debutó en 1995 y al año siguiente era el shortstop y primer bate del equipo campeón del mundo. Protagonizó los momentos más emocionantes de unos Yankees que ganaron 5 anillos y 7 banderines en 14 temporadas. Le conectó su hit 3000 al as David Price con un jonrón de 420 pies en un día que bateó de 5-5. Tuvo la responsabilidad de decir las últimas palabras en el legendario Yankee Stadium, que Babe Ruth construyó, y fue el jugador más valioso de su equipo cuando abrieron las puertas del nuevo estadio del otro lado de la calle y obtuvieron su 27mo título. Fue el capitán de la selección de los Estados Unidos en el Clásico Mundial de Beisbol en dos oportunidades. Si tuviéramos que continuar esta lista, jamás podríamos terminar.

Derek Jeter II

La principal característica que recordaremos de Jeter es que es un caballero. Nunca tuvo algún problema de conducta, dentro o fuera del terreno. Es de esas personas que pueden entrar en un cuarto y llenarlo con su presencia. Es tan difícil conseguir un jugador con estas características, con el liderazgo y entrega absoluta a su equipo, compañerismo y suerte de haber jugado la época exacta en el equipo exacto durante tanto tiempo, que resulta ridículo pensar que además es de los mejores jugadores de la historia. No solo es el mejor amigo de Mariano Rivera y Jorge Posada, no solo es aplaudido y respetado por miles de fanáticos de las Medias Rojas de Boston, sino que también es tomado en cuenta cuando se tiene que escoger al shortstop titular de todos los tiempos.

Está bien, no es Honus Wagner. No tiene las manos de Ozzie Smith. Pero Jeter es segundo en WAR ofensivo para shortstops en todos los tiempos. Esto significa que contribuyó ofensivamente más que Robin Yount y Cal Ripken e incluso equivale a la suma de Miguel Tejada y Nomar Garciaparra. Durante la presencia de Jeter, los Yankees nunca tuvieron record negativo en un lapso de 162 juegos. En 1999 Derek bateó .341 con .417 de OBP luego de estar en cuenta de 0 bolas y 1 strike. El capitán tuvo un total de 15 temporadas con al menos 25 dobles, 10 jonrones y 10 bases robadas, quien más cerca estuvo fue Barry Bonds con 14. Durante 1996 y 2000 Jeter tuvo una racha de 14 juegos dando hit en Serie Mundial. Derek nunca dejó de embasarse en más de tres juegos consecutivos. Jeter fue líder en hits de la Liga Americana a los 25 y luego a los 38 años. Derek tuvo 718 más hits que juegos, la mejor diferencia para cualquier jugador después de 1930. Al final de la temporada regular de 2012 Jeter terminó con 3304 hits, la cuarta mejor cantidad para un jugador a los 38 años, apenas 68 imparables menos que el rey histórico Pete Rose. Terminó de sexto en la lista de hits de todos los tiempos, y de no ser por la terrible lesión en la postemporada de 2012 nadie sabe a dónde hubiese llegado.

Derek Jeter V

Cada estadística del capitán es más impresionante que la anterior. Pero lo más impactante es la huella que dejó tanto en la organización de los Yankees como en la Postemporada. En el primer caso, si revisamos la lista de WAR (victorias sobre reemplazo) de todos los tiempos en los Yankees de New York vemos el siguiente orden: Babe Ruth, Lou Gehrig, Mickey Mantle, Joe DiMaggio y… Derek Jeter. El puesto número cinco no es ni Yogi Berra ni Whitey Ford, es el número 2. Nadie con el uniforme de los Yankees tiene más juegos, turnos, hits, dobles, bases robadas, sencillos, golpeados que Derek Jeter. En playoff no cambia mucho la historia. El gran Derek lidera la historia de la postemporada en juegos (158), apariciones al plato (734), carreras anotadas (111), hits (200), bases totales (302), dobles (32), triples (5) y sencillos (143). Estos records no parecen ser ni siquiera acercados por ningún otro pelotero, se tiene que juntar la habilidad de un excelente bateador (incluso mejor en momentos de tensión) que juegue en un equipo competitivo por mucho tiempo. Jeter parece ser el único que cumplirá con estas características en un buen tiempo.

USP MLB: ALL STAR GAME S BBO USA MN

Derek Jeter es la definición de “clutch”. Según el análisis de Tom Tango, clutch es aquel jugador que en el momento que su equipo más lo necesita, su desempeño es mejor de lo que se espera. El OBP de Jeter de por vida fue de .377. En su carrera, estos fueron los OBP expuestos por Derek en los siguientes contextos: En la segunda mitad de temporada .382. En septiembre/octubre .392. Con hombres en posición anotadora .393. Con hombres en posición anotadora y dos outs .399. En momentos de alta presión (leverage) .391. En extrainning .412. En Series Divisionales .397. En Series Mundiales .384. Estas son estadísticas moderadas, nada extraordinario. Claro, pero estamos hablando de una carrera de más de 12 mil apariciones al plato. Mostrar estos números en tanto tiempo es absurdo. Incluso en Serie Mundial un OBP de .384 es completamente incoherente. Jeter llegó a 173 apariciones al plato en esta instancia. En la temporada 2014 solo el 4% de los jugadores con ese mínimo de apariciones superaron el OBP de .384.

La última gran noche de Derek Jeter en New York no fue la excepción. Lo único que pudimos pensar quienes disfrutamos del último adiós del capitán a su hogar es que no pudo ser mejor. Tal como una película de Hollywood, Derek Jeter escribió el final de su historia con un hit en el noveno inning que dio en definitiva la victoria de los Yankees de New York, el séptimo de una brillante carrera.

Derek Jeter

Derek cerró con broche de oro una carrera siendo el novato del año de 1996, participando en 14 juegos de las estrellas (más valioso en el 2000), dos veces premio Hank Aaron (mejor bateador de la Liga Americana), más valioso de la Serie Mundial del 2000, premio Roberto Clemente en el 2009 (premio otorgado por contribuciones caritativas a la comunidad) y cinco anillos de Serie Mundial.

A Derek Jeter debemos agradecerle ser el mejor modelo a seguir posible como la cara de las Grandes Ligas. Para mí, va a ser muy difícil ver de nuevo el juego sabiendo que no se uniformará de nuevo la leyenda.

Nos vemos en Cooperstown, capitán.

Mr. November

The Flip

3000 hits

The Dive

Yankee Stadium Farewell

GTY 456114548 S SPO BBO BBA BBN USA NY

Campeones en el último turno

Tres de las mejores Series Mundiales de la historia, todas terminaron en extra innings en el juego decisivo de la serie.

1912_Boston_Red_Sox

1912 – Boston Red Sox 4-3 New York Giants

Originalmente conocido como Boston Americans, los Medias Rojas fueron los primeros en ganar una Serie Mundial, cuando vencieron 5-3 a Pittsburgh en 1903. La temporada de 1912 fue la inaugural para el Fenway Park y el equipo supo estrenarlo correctamente coronándose en una de las finales más emocionantes de la historia. La figura principal del equipo era Tris Speaker, quien hasta el sol de hoy es dueño del record de dobles de por vida con 792. “The Grey Eagle” se encuentra de octavo en la lista de WAR ofensivo de por vida con 123.6 victorias, superando a jugadores como Honus Wagner, Mickey Mantle y Jimmie Foxx. Por otra parte los Gigantes contaban con tres futuros inmortales, incluyendo a su manager John McGraw (quien dirigió 10 Series Mundiales) y a la estrella Christy Mathewson (quien tenía en ese momento 54 innings en Series Mundiales, 6 carreras limpias permitidas). Vamos con un breve resumen de la serie.

Juego 1

Boston 4-3 New York. Gigantes tuvieron hombres en segunda y tercera  con un solo out en el noveno inning, pero dos ponches consecutivos le dieron ventaja a los Medias Rojas.

Juego 2

New York 6-6 Boston. Luego de 11 intensos innings, los árbitros tuvieron que decidir empate por falta de luz.

Juego 3

New York 2-1 Boston. Medias Rojas perdieron el encuentro con la carrera del empate en tercera y la de ganar en segunda base.

Juego 4

Boston 3-1 New York. Smoky Joe Wood lanzó juego completo de 8 ponches y una sola carrera.

Juego 5

New York 1-2 Boston. Ambos abridores lanzaron juego completo, solo 8 hits fueron conectados

Juego 6

Boston 2-5 New York. Gigantes anotaron todas sus carreras en el primer inning.

Juego 7

New York 11-4 Boston. El único juego abierto de la serie, Gigantes forzaron el juego decisivo.

Juego 8

New York 2-3 Boston. Medias Rojas empataron el juego 1-1 en la séptima entrada, lo que posteriormente llevó a extra innings. Gigantes hicieron una en el décimo, necesitando solo tres outs para ser campeones mundiales. En la parte baja del décimo, el primer bateador se embasa por error del center field. Luego un hit de Speaker empató el juego y por errores en tiro, había hombre en tercera, lo que obligó a los Gigantes a llenar las bases. Un largo fly de sacrificio de Larry Gardner dejó en el terreno a New York y empezó una dinastía de cuatro títulos en siete temporadas para Boston.

112990b_lg

1924 – Washington Senators 4-3 New York Giants

En 60 temporadas de historia, los Senadores de Washington asistieron a tres Series Mundiales y fue exactamente la de 1924 la única que ganaron. Hoy en día a los Senadores se les conocen como Mellizos de Minnesota, en 1961 oficializaron su mudanza después de haber ganado solo un 46% de los juegos y haber finalizado de últimos en asistencia en la Liga Americana seis años seguidos. La Serie Mundial de 1924 tenía como figura central a quien probablemente fue el mejor pitcher de la historia, Walter Johnson. “The Big Train” ya estaba cerca del final de su carrera, con 36 años ya acumulaba seis temporadas con una efectividad inferior a 2.00 y más de 200 ponches, 2 premios al jugador más valioso y 104 juegos blanqueados. Vamos con una secuencia de los siete encuentros y datos relevantes de cada uno.

Juego 1

New York 4-3 Washington. En 12 innings, Gigantes ganaron mientras Senadores tenían la carrera del empate en tercera base.

Juego 2

New York 3-4 Washington. Gigantes empataron en el noveno inning e inmediatamente los Senadores los dejaron en el terreno con un doble.

Juego 3

Washington 4-6 New York. Senadores tuvieron bases llenas con un out en el noveno inning, pero dos outs consecutivos le dieron la ventaja a los Gigantes.

Juego 4

Washington 7-4 New York. El cuarto bate de los Gigantes representó el último out con dos hombres en base.

Juego 5

Washington 2-6 New York.

Juego 6

New York 1-2 Washington. En este duelo de pitcheo solo se embasaron 3 corredores después del sexto inning, ninguno pasó de primera base.

Juego 7

New York 3-4 Washington. Senadores empataron el juego en el octavo inning luego de perder por dos carreras. En el inning 12 Muddy Ruel conectó un doble luego de que al cátcher de los Gigantes se le cayera un elevado en zona de foul. El siguiente bateador se embasó con error del short stop. Earl McNeely conectó un doble al jardín izquierdo y los Senadores se convirtieron en campeones mundiales.

ows_138816873039187

1991 – Minnesota Twins 4-3 Atlanta Braves

Los Atléticos de Oakland de Tony La Russa terminaron la temporada de 1990 con 103 juegos ganados y el tercer banderín consecutivo de la Liga Americana. Los Mellizos de Minnesota por otra parte, fueron los últimos en la división oeste del nuevo circuito, 29 juegos por detrás de los Atléticos. Al inicio de 1991 el equipo prácticamente no había cambiado. Fue marcado únicamente por el debut de Chuck Knoblauch, quien ganó esa temporada el novato del año superando entre otros a Iván Rodríguez, y la recién adquisición del veterano Jack Morris, quien a los 36 años había acumulado 14 temporadas y 1980 ponches con los Tigres de Detroit. Morris firmó un contrato de una temporada con Minnesota, y todavía es el único pitcher en la historia en lanzar para dos equipos diferentes campeones de la Serie Mundial en años consecutivos (luego de que jugara para Toronto en 1992). Del otro lado, iniciaba la era Bobby Cox, quien asistía a su primera de cinco Series Mundiales con los Bravos de Atlanta, y en esta temporada contaban con el Cy Young de la Liga Nacional Tom Glavine. Esta serie en lo personal la considero la más emocionante de la historia, con cuatro dejadas en el terreno y cinco de los siete juegos terminaron por solo una carrera, incluyendo tres extra innings.

Juego 1

Atlanta 2-5 Minnesota. Un jonrón de 3 carreras de Greg Gagne en el quinto inning le dio la ventaja al equipo hasta el final del juego.

Juego 2

Atlanta 2-3 Minnesota. El juego se mantuvo empatado 2 a 2 desde el quinto episodio hasta que Scott Leius le conectó a Glavine el cuadrangular de la victoria en el octavo episodio.

Juego 3

Minnesota 4-5 Atlanta. Un hit para dejar en el terreno en el inning 12 le dio la primera victoria a los Bravos.

Juego 4

Minnesota 2-3 Atlanta. Por segundo día los Bravos ganan dejando en el terreno, esta vez con un fly de sacrificio en el noveno inning.

Juego 5

Minnesota 5-14 Atlanta. 17 hits incluyendo 8 extra bases le dieron la ventaja a los Bravos.

Juego 6

Atlanta 3-4 Minnesota. Los dos cuerpos de relevistas se combinaron para 9 innings y una sola carrera. El batazo decisivo vino en el inning 11, cuando el inmortal Kirby Puckett dio el jonrón más importante de su carrera, el que dejó en el terreno a los Bravos y forzó el juego 7. Puckett acumuló tres carreras impulsadas, un jonrón, un triple y un sencillo en la mejor noche de su carrera.

Juego 7

Atlanta 0-1 Minnesota. Se mantiene para muchos como el mejor juego de la historia. 9 innings no fueron suficientes y estos dos equipos iniciaban la décima entrada de un juego sin carreras donde el ganador se convertiría en campeón mundial. Hubo tres doble plays entre el octavo y el noveno inning y Jack Morris pudo completar los 10 innings con 126 pitcheos. En la parte baja del décimo, los Mellizos abrieron con doble, luego de un sacrificio los Bravos se vieron forzados a llenar las bases y fue el turno de Gene Larkin. Como bateador emergente, Larkin conectó un batazo lo suficientemente largo para dejar en el terreno a los Bravos. Minnesota había alcanzado su segundo título.

Morris52975679

Venezuela vs. República Dominicana

Desde San Juan, Puerto Rico.
No acostumbro hacer reseñas de juegos, pero deseo comentar ciertas cosas del juego de ayer Venezuela vs. República Dominicana.
En primer lugar, el estadio Hiram Bithorn es muy agradable, con una arquitectura bonita y un ambiente de latinos insustituible.
Dominicana fue un digno ganador, la verdad es que batearon mejor, defendieron mucho mejor y pitcharon mejor que Venezuela.
Puntos claves en la defensa de Venezuela en los primeros innings tuvieron una influencia importante en el resultado del juego. Tanto el error en tiro de Aníbal Sánchez empezando la partida, como la decisión de Elvis Andrus de sacar a Canó en tercera base cambiaron radicalmente el rumbo del encuentro.
Sin embargo el equipo no puede alojar la culpa de la derrota en esos primeros dos innings en los que recibieron 5 carreras. El regreso era posible, la carrera del empate estuvo en las bases. Pero en 11 turnos con hombres en posición anotadora dieron sólo 3 hits, todos hasta la cuarta entrada incluidos dos sencillos que no produjeron
carreras. Se dejaron 10 hombres en las bases y agarraron tres flies en la pista de seguridad. El bullpen dominicano fue manejado muy bien y ahora Venezuela está obligado a ganar los juegos ante Puerto Rico y España.
Algunas fotos que tomé en el juego:

20130308-153515.jpg

20130308-153544.jpg

20130308-153555.jpg

20130308-153528.jpg

20130308-153904.jpg

20130308-153921.jpg

20130308-153930.jpg

20130308-153955.jpg

20130308-154021.jpg

20130308-154031.jpg

20130308-154042.jpg

20130308-154055.jpg

20130308-154133.jpg

20130308-154123.jpg

20130308-154255.jpg

20130308-154247.jpg

20130308-155430.jpg

20130308-155437.jpg

Rivalidad en gráficas

Pablo Sandoval

Lo prometido es deuda. Sabemos la calidad y emoción de los encuentros entre ‘Eternos Rivales’ Caracas y Magallanes en este Round Robin 2012-2013. Por eso mismo, a través del Twitter prometí realizar las graficas de probabilidades de victoria en estos juegos. No incluyo el cuarto juego ya que no tuvo ningún tipo de tensión ni inquietud entre fanáticos y jugadores.

Para explicar un poco de que se trata esto, comparto una parte del articulo “Win Expectancy de la ‘locura’ en el Universitario”:

“… las expectativas de victorias no son más que las probabilidades que tiene un equipo u otro de ganar el juego en un punto específico. Lógicamente, cuando el primer bateador del encuentro está en la caja de bateo, cada equipo tiene un 50% de probabilidades de ganar. Sin embargo, si en esa primera entrada el equipo visitante no hace carreras, el de la casa aumenta sus expectativas, ya que tiene una entrada más como oportunidad para anotar.

Con la ayuda de la pagina americana HardballTimes.com y tomando en cuenta que cada equipo anota alrededor de 4.5 carreras por juego en la LVBP, una calculadora virtual nos apunta las probabilidades de victoria para cada equipo del encuentro previamente mencionado…”

En primera instancia, la gráfica de cada juego. Posteriormente las cinco jugadas de mayor repercusión en el resultado del juego con su valor determinado (cabe resaltar que las probabilidades indicadas siempre se refieren al equipo de la casa):

9 de enero de 2013, Magallanes 9, Caracas 10. Estadio Universitario.

Grafica 9 1 2013

Jugada Inning WE inicial WE final Diferencia WE
1 Doble Mayora Baja 10 .354 .819 .465
2 Sencillo Guzman Baja 10 .716 1.000 .284
3 Sencillo Rodriguez Baja 8 .376 .655 .279
4 Sencillo Chavez Alta 10 .445 .174 -.271
5 Jonron Aguilar Baja 7 .074 .292 .218

Se lee: La jugada de mayor importancia en el juego, fue el doble de Mayora en la parte baja del 10mo inning. Al iniciar la jugada, el home club tenía .354 (35%) de probabilidades de ganar, al final alcanzaron un .819 (82%) lo que significa que la jugada representó un .465 (47%) de la victoria.

Nota: En la parte baja del séptimo inning, con dos outs y nadie en base, el Caracas tuvo un 5% de probabilidades de ganar el juego. Sin embargo, una épica remontada les otorgó la victoria.

11 de enero de 2013, Caracas 10, Magallanes 11. Estadio José Bernardo Pérez.

Grafica 11 1 2013

Jugada Inning WE inicial WE final Diferencia WE
1 Grand Slam Sandoval Baja 4 .355 .750 .395
2 Sencillo Lisson Baja 10 .641 1.000 .359
3 Doble Chavez Baja 2 .291 .535 .244
4 Doble Chavez Baja 7 .351 .564 .213
5 Doble Cabrera Alta 2 .403 .244 -.159

Nota: Como podemos notar, Endy Chávez participó en dos de las jugadas más trascendentales. Si sumamos ambas diferencias de WE, conseguimos .457, con lo que podemos afirmar que en solo estas dos jugadas, el aseguró un 46% de la victoria del Magallanes.

12 de enero de 2013, Magallanes 4, Caracas 3. Estadio Universitario.

Grafica 12 1 2013

Jugada Inning WE inicial WE final Diferencia WE
1 Triple Osuna Alta 10 .579 .183 -.396
2 Doble Play Cabrera Baja 9 .716 .500 -.216
3 Jonrón Lisson Alta 2 .463 .311 -.152
4 Doble Cabrera Baja 7 .593 .731 .138
5 Out en robo de home Baja 7 .618 .500 -.118

Nota: El Caracas tuvo dos momentos cumbres en el juego: Luego del doble de Ramón Cabrera señalado en la tabla, una base por bolas lleno las bases y el Caracas tenía un 74% de probabilidades de ganar, pero un ponche y un completamente ilógico intento de robo de home, regresaron esa probabilidad a 50%. Posteriormente en el noveno inning, el equipo tuvo hombres en primera y segunda con el juego empatado y un solo out, con un 72% de expectativa de ganar. Sin embargo, un rolling de doble play repitió la historia, el juego fue a extra inning y el número regresó a 50%.

Esto le pasó a Tiburones de La Guaira

Confío plenamente que todo lo que pasa en este universo (y también en universos paralelos) tiene razones y causas. Lamentablemente el humano no tiene la capacidad de responder todas las preguntas que se han propuesto. Afortunadamente en el beisbol sí.

Esta temporada regular 2012-2013 de la LVBP dejó una gran sorpresa: Los dos finalistas de la temporada anterior fueron eliminados, sin ningún tipo de esperanza faltando más de una semana de campeonato.

Especialmente el equipo de los Tiburones de La Guaira tienen mucho que reflexionar, o al menos sus directivos. Las estadísticas son completamente desfavorables para el equipo y son perfectos argumentos para decir que este equipo no tenia oportunidad de clasificar.

Para iniciar, el pitcheo de este equipo recibió un total de 6.23 carreras por juego (es en serio). No hay manera de justificar esta estadística. Rockies de Colorado, en la que fue posiblemente la peor temporada de su historia, en el estadio que mas aventaja a los bateadores de las Grandes Ligas, perdiendo 98 encuentros de 162, permitió 5.49.

La verdad es que en esta liga se hicieron alrededor de 0.57 carreras más que en MLB, pero también es cierto que el promedio de carreras recibidas por juego fue de 4.89 y sin los Tiburones de La Guaira 4.70. Sin duda alguna con tan mala actuación es casi imposible obtener buenos resultados.

Para los fanáticos, esto es aun más dramático. Ya que cuando los Tiburones perdían, recibieron un total de 7.91 carreras y cuando ganaban 4.38. Esto quiere decir que a pesar de que resultaran victoriosos, la agonía de recibir más de 4 carreras no se podía evitar.

Como inicie este articulo, no solo considero estas las causas de la eliminación de los Tiburones, el cuerpo monticular simplemente no estaba capacitado para enfrentar esta temporada, puesto a que, no considero 6.23 carreras por juego una cifra digna.

Los lanzadores importados recibieron un total de 10.9 hits por cada 9 innings, con un promedio de 6.24 carreras y 5.49 carreras limpias por cada 9 innings (distinto a carreras por juego). Un WHIP de 1.68 y la peor relación de ponches y bases por bolas del año. El promedio de bases por bolas fue de 4.27 por cada 9 entradas, mientras el resto de la liga 2.99.

Les Walrond

Entonces, ¿de verdad los pitchers foráneos estaban capacitados? Veamos:

Fuera del país, los pitchers importados lograron estas estadísticas en el 2012: 1057 innings pitchados, 4.65 carreras y 3.52 bases por bolas por cada 9 innings lanzados. 632 de esos innings (60%) se llevaron a cabo en AAA. En esta liga, el promedio de carreras limpias fue de 4.75, con un descontrol que permitió un total de 1.91 ponches por cada base por bolas. Esto quiere decir, básicamente, que de forma general las estadísticas de estos lanzadores no estuvieron tan mal, pero analizándolas en contexto, una efectividad de 2.09 en A+ y 3.19 en AA son las que mantienen esos números fuera de lo anormal.

Pero, siendo francos: ¿El nivel ofensivo de A+ y AA es igual al de la LVBP? Si los mejores pitchers importados que llegaron al equipo se llevaron a cabo en ligas de desarrollo, ¿no era predecible que fueran completamente aplastados por el arsenal venezolano?

Tenemos casos como el de Will Savage. Fue quien más innings lanzó en los últimos dos años fuera del país entre importados de La Guaira, su efectividad era de 4.77 y ponchaba menos de 5 bateadores por cada 9 innings. Solo retiró 8 bateadores en Venezuela y fue retirado por la directiva. ¿En serio? ¿No era predecible? ¿No es un movimiento totalmente fracasado?

Otro caso: Dan Serafini en AAA en las últimas dos temporadas recibió 6.40 carreras por cada 9 innings (peor que La Guaira) y 1.06 ponches por cada base por bolas (prácticamente nada de control de la zona). WHIP de 1.69. Pitchó tan solo 5 entradas con el equipo, pero ¿Por qué traer un lanzador como este? ¿No será que cobra la decima parte de un pitcher de altura?

Tiburones de La Guaira

Sin embargo, estamos olvidándonos de algo: ¿Qué le pasó a los criollos? Pasó que pitcharon peor que los importados.

La verdad es que existió un uso excesivo de piezas jóvenes, el promedio de edad de los criollos fue de 24.2, el más bajo de la liga. Tanto así que 9 de los 24 lanzadores tenían 22 años o menos. Ya que estos pitchers no causaron sensación en la liga por su excelente actuación (solo dos tuvieron efectividad por debajo de 4.00), tenemos que reconocer que existe un serio problema de recopilación de lanzadores en el equipo. De no ser así, podemos al menos decir que al menos es inferior al resto de la liga.

Es muy básico: Los pitchers criollos de La Guaira recibieron 6.44 carreras por cada 9 innings. La liga completa (incluyendo a los Tiburones) tuvo 5.10. Es evidente que el déficit es tremendo.

Los criollos con al menos 10 episodios, recibieron 6.11 carreras por cada 9 episodios y promediaron 10 hits. Sin embargo, el descontrol es lo que mas afectó al equipo, 4.01 bases por bolas por cada 9 entradas de parte de este grupo mencionado, es inaceptable.

La llegada de Eduardo Figueroa fue catastrófica para el equipo. A pesar de que he sostenido que Eduardo Escobar trae pocas cosas buenas a cualquiera, traer a un pitcher defectuoso por él es aun más trágico. Figueroa fue el segundo venezolano que mas participó, pero su efectividad fue de 7.31. Fueron más bases por bolas que ponches en su accionar. Como abridor y relevista hizo un daño profundo al equipo.

Se piensa que Junior Guerra ‘rindió’ para La Guaira. Pero, embasó un total de 1.96 hombres por inning. Su promedio de carreras limpias fue de 5.88 y no fue mayor, tomando en cuenta los 39 hits en 26 innings que recibió, por pura suerte.

Jeanmar Gomez

Jeanmar Gómez supuestamente era el mejor abridor que La Guaira podía tener. Sin embargo cuesta creer que en promedio, lanzó menos de 3 entradas. No fueron por simples restricciones. Un promedio de 1.74 ponches y bases por bolas por inning, causaron que promediara 8.79 carreras limpias y sucias por cada 9 entradas.

La improvisación fue evidente al final de la temporada cuando pitchers que no debían abrir, abrieron. Esto demostró la falta de planificación que existió en el movimiento de importados y la falta de base criolla. No critico a un gerente que no trae a un pitcher importado un 15 de diciembre porque no tiene otro. Critico a aquel que meses antes del 15 de diciembre no tenía en planes tener un pitcher de calidad.

En la parte ofensiva, Tiburones fueron sin discusión alguna, los líderes de la liga. Sin embargo ciertos momentos de importancia se vieron acompañados de bajones ofensivos.

Por ejemplo, es de simple lógica afirmar que para que un inicio de 8 derrotas pone el resto del camino más complicado. ¿A que se debió? La ofensiva estaba enfocada en una importación muy buena, que a pesar de eso, empezó muy mal. Gregor Blanco y Héctor Sánchez jugaban en los playoff de Grandes Ligas, Salvador Pérez aun no tenía permiso, Alex Cabrera se ausento por una lesión mas de lo que debía y como resultado, la peor ofensiva de la liga en las primeras semanas era de La Guaira.

Si esto se suma a un pitcheo mediocre, no pueden resultar otras cosas que derrotas. Sencillamente.

Darin Ruf

Algo muy similar ocurrió, en el juego de La Chinita. Significó aquel juego para Darin Ruf, Alex Castellanos y Scott Van Slyke el último juego de la temporada (cabe resaltar que la actuación de los primeros dos fue extraordinaria). Despues de ese juego, se fueron piezas fundamentales de la ofensiva, por lo que de nuevo tuvieron una sequia donde apenas lograron ganar un juego de diez.

Entonces: ¿De qué sirve que traigas a los mejores bateadores de las Ligas Menores, si la planificación va a ser tan mala que se van tres piezas el mismo dia? Aclarando, tres piezas sin sustitutos.

Ahora, entrando en uno de mis temas favoritos, Oscar Salazar fue considerado por la directiva y el manager del equipo como un jugador digno de ser titular con el equipo. Explicaré a continuación por que fue el peor jugador de la liga: Si comparas el OPS del Cachi, con el resto de la liga, ajustándolo a su estadio, él es el peor de todos los bateadores. Si comparas su producción ofensiva con el resto de la liga, de nuevo ajustándolo al estadio, él es el peor de todos los bateadores. Promedio de bateo de .212, OBP .297. Logró crear tan solo 15 carreras, mientras que Cervelli lo hizo en 128 apariciones menos. Además de esto simplemente no tiene posición. Se busca en donde hace menos daño a la defensa y supuestamente es ‘utility’ pero no sirve en ningún lado. Algunos creen que por ser el capitán juega una posición importante del equipo, pero este hombre que perdió su confianza y no logró alzar cabeza en todo el año, no puede subirle los ánimos a ningún equipo. Lo peor es que tiene el valor de decir que todavía le quedan seis años más en el beisbol.

Seria inteligente cambiárselo a alguien que todavía piensa que es bueno.

Oscar Salazar

A su vez, existen ciertos personajes de La Guaira que deben ser aprovechados. Maicer Izturis, Dioner Navarro, Alex Cabrera, Oscar Salazar, José Martínez, son peloteros que no son de vital importancia para el equipo en este momento y para otros equipos pueden ser muy llamativos. Una directiva prudente en este momento debería iniciar un proceso de renovación. Utilizando estas piezas y otras más, el pitcheo, por respeto a la fanaticada, debe tener otra cara.

Los abonos del equipo aumentaron el doble del año anterior y el esfuerzo de la directiva no aumentó  el doble. Como expongo varias veces, se limitaron a tener un equipo competitivo sin aspiraciones mayores y la planificación fracasada. Definitivamente su misión ha sido ganar dinero, tanto así que cobraron entradas incluso a juegos de la final, después de que fueron a la primera en veinticuatro años. Mientras que su misión no sea deportiva, no tendrán ningún tipo de excito en el terreno.

Gerencia Tiburones II

Veo al deporte como un espectáculo, al igual que ir al cine, el teatro o un concierto. Cuando van a ver una película que no les gusta ¿regresarían? No, ¿verdad? Bueno, La Guaira este año se dedicó a enseñarnos una y otra vez una historia muy frustrante. La pregunta es: ¿Por qué los fanáticos siguen yendo religiosamente? La respuesta es que este equipo es muy especial, quienes realmente lo aman pueden afirmarlo. Por eso mismo deben exigir respeto. La directiva tiene que entender que a estas alturas un segundo lugar es un fracaso. El campeonato tiene que ser la única meta del equipo.

Marcos Davalillo

El manager

No apoyo muchas críticas que culpan a Marcos Davalillo de lo sucedido. Pero, ¿Qué pasa? Que los managers no pueden hacer milagros cuando un pitcheo recibe 6.23 carreras por juego. Botando a Davalillo y aplicando la misma gerencia, no van a cambiar las cosas. Sin embargo, esto no quiere decir que comulgue con la manera de dirigir de Davalillo. Su nivel de ignorancia de las nuevas tendencias del beisbol son realmente extremistas, hasta llegar al punto de decir que no revisa ni siquiera las estadísticas básicas con regularidad. Esta es una simple muestra de lo desconectado que está con el beisbol y su conocimiento de lo que es bueno y malo para el equipo en una situación de probabilidades.

Rafael Alvarez

No todo es malo

Voy a enumerar algunas cosas que me gustaron de la temporada.

  • La camisa de celebración del 50 aniversario es simplemente brutal. De un color pastel y la palabra ‘Tiburones’ en el pecho. En las mangas unas pequeñas líneas rojas y azules. Sumamente clásica.
  • Rafael Álvarez dejó en el terreno en uno de los mejores juegos del año justo el dia en el que se celebraron 50 cumpleaños del equipo. El mejor dia para el fanático guairista definitivamente. El video aquí.

Salvador Perez

  • Salvador Pérez, como leí en las redes sociales, parecía un jugador de video juego que fue editado y le aumentaron todas las habilidades. Qué clase de jugador, a tan temprana edad fue un líder claro del equipo y con una temporada completa debía ser el jugador más valioso de la liga. Fueron 9 carreras impulsadas menos que Ernesto Mejía, con casi la mitad de los juegos.
  • Mauricio Robles y Joseph Ortiz conformaron una dupla muy productiva como zurdos en el bullpen salado. Entre los dos sumaron 35 episodios en los que recibieron 14 carreras limpias. Cifras excelentes en esa tempestad.
  • CJ Retherford me dijo por Twitter que quedó sumamente contento con el equipo. Jugó 61 de los 62 encuentros, siendo un fuerte candidato a repetir. Sus labores fueron bien recibidas por directiva y fanáticos: .288/.367/.455.
  • Javier Herrera despertó el bateador estrella que según muchos no había explotado por lesiones. Fueron 8 jonrones en 28 juegos y uno cada 11.8 turnos. Notable.
  • El juego más loco que jamás haya visto fue entre Navegantes y Tiburones esta temporada. Escribí una descripción del mismo que explica con detalles a qué me refiero: Win Expectancy de la ‘locura’ en el Universitario.

Alex Cabrera

  • Definitivamente fue el año de los jonrones para el equipo. Dieron un total de 73 en 62 juegos (record de la franquicia) liderando la liga. Sumando los jonrones de Caribes y Cardenales llegaron a 77. La Guaira tuvo un total de 6 bateadores con 7 jonrones o más. Scott Van Slyke y Javier Herrera tuvieron juegos de 3 jonrones. 9 grand slams, 3 de ellos por Alex Cabrera.
  • Enrique González mejoró considerablemente su relación entre ponches y bases por bolas. Antes de esta temporada había sido 2.03 ponches por bases por bolas y esta zafra fue de 8.50, debido a 34 ponches y apenas 4 boletos en 27 innings y dos tercios de labor. A su vez, Anthony Ortega demostró que es ahora es ‘ponchador’ con un promedio de 10 abanicados por cada 9 innings. Muy diferente a los 4.95 que había tenido el resto de su carrera.

No queda otra que esperar a Octubre. Espero que las personas de la directiva cambien o que cambien a las personas de la directiva.

Gerencia Tiburones

Las verdaderas estrellas

Logo Juego de las Estrellas

Tuve el inmenso privilegio de estar presente en el Juego de las Estrellas de la temporada 2012-2013 de la LVBP, el cual de nuevo fue un encuentro entre las estrellas venezolanas y dominicanas. Los visitantes se llevaron la victoria cómodamente y dejaron claro el nivel de pitcheo que está exponiendo la liga venezolana en estos momentos.

Llamó mucho mi atención, los bateadores que conformaban el equipo de la casa: Josh Kroeger, quien fue el que más votos recibió, ha dado solo 4 extrabases en  119 turnos, para conseguir un Slugging de .345 y OPS+ de 101, convirtiéndose en un jugador completamente regular (no una estrella). Mario Lissón, por otra parte, fue el tercera base del equipo. Muchos alegan que es un bateador de poder, sin embargo las estadísticas no lo aseguran por completo: ISO (Isolated Power – Poder Aislado) representa básicamente que tanto poder que tiene un jugador, teniendo como el promedio de esta liga .127. Lissón consiguió .135. Su wRC+ (hacer click para conseguir su significado), es de 103, lo que significa que su producción es muy común. Lo que nos dice, de nuevo, no es una estrella.

La composición de un equipo de estrellas debe basarse en la actuación de esos mismos peloteros en esa temporada. Es injusto seleccionar a un jugador por lo que representa su pasado, dejando de seleccionar a otro que si lo merece. Por esa razón, aquí voy a exponer una alineación ‘ideal’ para las estrellas venezolanas.

-Esta selección se basa en el oWAA de los jugadores, que son las victorias añadidas o sustraídas ofensivamente por cada jugador a su equipo (explicación aquí: oWAA)

Equipo de estrellas

Bateador Designado: Carlos Maldonado. oWAA: 1.09. Líder de carreras creadas y jonrones en la liga, segundo en Slugging y OPS. Momento cumbre de su carrera.

Cátcher: Salvador Pérez. oWAA: 1.14. Dos veces ganador del jugador de la semana. Posible novato del año. Ha sumado numerosos records para bateadores en su primera temporada. 34 hits en 20 juegos.

Primera base: Luis Jiménez. oWAA: 1.25. El mejor wOBA de la liga con .440. Líder en wRC+ y OPS+ entre bateadores con turnos oficiales. Recibe bases por bolas en un 20% de sus apariciones al plato.

Segunda base: Luis Valbuena. oWAA: 1.27. Jugador de mayor producción ofensiva, con 12.7 carreras por encima de un jugador promedio. Segundo en wRC+ y OPS+.

Tercera base: Chris Nowak. oWAA: 0.90. wRC+ de 149, wOBA de .434. Cuarto en OBP.

Short Stop: Darwin Pérez. oWAA: 0.77. Líder en BB% con 21%. Segundo en OBP con .437. Se ha embasado limpiamente 76 veces en 38 juegos.

Left Field: Frank Díaz. oWAA: 0.88. Segundo en BAbip (promedio de bateo en pelotas en juego) con .413. Líder en dobles y tiene un wRC+ de 145.

Center Field: Gorkys Hernández. oWAA: 0.91. Ha robado 12 bases en 4 intentos. Líder en BAbip con .415. Quinto en carreras creadas con 32.

Right Field: Javier Herrera. oWAA: 1.10. Con solo 50 apariciones al plato ha aportado 11.4 más carreras     que un jugador promedio. Son 7 jonrones en 44 turnos. Absurdo wRC+ de 273.

*Estadísticas hasta el dia del juego

Glosario: Estadísticas Ofensivas

Win Expectancy de la ‘locura’ en el Universitario

Como muchos pueden ver en los titulares de los periódicos deportivos en Venezuela, anoche en el estadio Universitario de Caracas, se vivió una ‘locura’ de juego. Personalmente lo puedo certificar, el encuentro entre Navegantes del Magallanes y Tiburones de La Guaira es de los más raros que pueden existir. Se hicieron 11 carreras en los primeros dos innings y 17 en los últimos dos. Los dos equipos perdieron ventajas de 4 carreras en la novena entrada. Utilizaron 15 lanzadores. De 33 carreras solo 2 fueron sucias. Entraron 13 carreras a raíz de 6 cuadrangulares. El juego duró cuatro horas y media.

Muchos se preguntarán, ¿Cómo puedo demostrar la emoción de este juego gráficamente? ¿Cómo se determina numéricamente las dos remontadas que se llevaron a cabo en el Universitario? La magia de la sabermetría le tiene respuestas a esas preguntas y a muchas más.

Como explicó previamente nuestro compañero Tadeo Varela en su articulo Expectativas de Victorias (Win Expectancy) en la LVBP, las expectativas de victorias no son más que las probabilidades que tiene un equipo u otro de ganar el juego en un punto específico. Lógicamente, cuando el primer bateador del encuentro está en la caja de bateo, cada equipo tiene un 50% de probabilidades de ganar. Sin embargo, si en esa primera entrada el equipo visitante no hace carreras, el de la casa aumenta sus expectativas, ya que tiene una entrada más como oportunidad para anotar.

Con la ayuda de la pagina americana HardballTimes.com y tomando en cuenta que cada equipo anota alrededor de 4.5 carreras por juego en la LVBP, una calculadora virtual nos apunta las probabilidades de victoria para cada equipo del encuentro previamente mencionado.

Si utilizamos estos valores y los colocamos en una grafica, esto es lo que conseguimos:

Las jugadas de mayor importancia son señaladas. Existe una línea que separa ambos equipos, esta indica que ambos tienen la misma expectativa. Sin embargo, como puedes notar, en la mayor parte del juego la pizarra estuvo muy dispareja, por lo que la grafica beneficia rotundamente a uno de los equipos por encima del otro en la mayoría de los casos.

A continuación una tabla con las jugadas que hicieron un mayor cambio en la expectativa de ganar en el juego: (Las expectativas se refieren al equipo home club)

Jugada Inning WE inicial WE final Diferencia WE
Doble Short Baja 9 .564 1.000 .436
Sencillo Anderson Alta 9 .419 .053 -.366
Grand Slam Retherford Baja 1 .454 .720 .266
Sencillo Olmedo Baja 9 .412 .635 .223
Sencillo Andrus Alta 9 .838 .626 -.212

Se lee: En el doble de Short en la parte baja del noveno inning, La Guaira tenía una expectativa de ganar de .564 (56%) y pasó a tener 1.000 (100%), por lo tanto, le aporto un .436 (44%) de la victoria.

Al inicio del noveno La Guaira tenía un 99% de probabilidades de ganar, mientras que en la parte baja del noveno tenía 2%, y aun así, lograron la decimo sexta victoria de la temporada.

Premios Liga Americana 2012

Cy Young Award

El premio al mejor pitcher en la Liga Americana debe estar entre los más peleados en el 2012. Al igual que el Jugador Mas Valioso (pero a una menor escala) existe una lucha entre el tradicionalismo del beisbol y las nuevas tendencias sabermétricas. Análisis breve de lo que considero que debería pasar: Después de tener una de las mejores actuaciones monticulares de los últimos años Justin Verlander disminuyó un poco su rendimiento, sin embargo no dejó de ser el mejor del nuevo circuito. David Price tuvo una excelente temporada también, siendo líder en efectividad con 2.56, mientras que Verlander tuvo 2.64. A esto le agrego que la efectividad es una estadística que no depende directamente del pitcher. Price contó con una defensa de Tampa Bay con aporte positivo, un Ultimate Zone Rating de 8.4. Detroit por otro lado tuvo la segunda peor de la Liga, con -28.1. Además podemos asegurar que David Price tuvo suerte, al notar que el 81.1% de los bateadores que se le embasaron no anotaron, mientras que Justin Verlander tuvo 76.4% (LOB%). La estadística que aleja la intervención defensiva en su actuación (FIP) quien solo cuenta con los ponches, boletos, golpeados y jonrones recibidos, coloca a Verlander en el segundo lugar de la liga y a Price de tercero, con 2.94 y 3.05 respectivamente. Verlander fue líder en ponches, con 239. Price acumuló solo 205 para ubicarse en el sexto lugar. Esto se debe principalmente a que Verlander (líder de la liga) tuvo 27 innings y un tercio más que Price, lo que significa que tuvo más de tres juegos completos para aportarle a su equipo. De igual forma Verlander tuvo más ponches por cada 9 innings (9.0) que Price (8.7). Verlander se anotó en el segundo lugar del circuito tanto en WHIP y hits por cada 9 innings, mientras que Price esta en el cuarto lugar de ambos cálculos. Justin Verlander resultó líder en rWAR y fWAR, con 7.6 y 6.8 respectivamente y amplia ventaja en cada caso. Para finalizar, quizá Price se aventaja sobre Verlander en algunas estadísticas, pero en su mayoría considero que son aquellas que no dependen de él, además de que el lanzador de Detroit tiene un mayor valor al superarlo considerablemente en innings lanzados y estadísticas de gran importancia.

Votaría así: 1. Justin Verlander. 2. David Price. 3. Félix Hernández.

Most Valuable Player

Análisis completo en una nota escrita días después de terminar la temporada: El Valor del Más Valioso (MVP Liga Americana)

Votaría así: 1. Miguel Cabrera. 2. Mike Trout. 3. Robinson Canó.

Rookie of the Year

El siguiente párrafo corresponderá básicamente a decir qué tan bueno es Mike Trout. Este joven sensación cumplió 21 años de edad el 7 de agosto. Primer jugador que a su edad consiguió una temporada 30-30, de jonrones y bases robadas, después de que Alex Rodriguez lo hizo a los 22 años. Siendo primer bate, es el sexto jugador en toda la historia con 30 o más jonrones con 20 años o menos, tomando en cuenta que debutó el 28 de abril, debió anotarse en un mejor lugar de esa lista y muchas más. Mike Trout tuvo una línea ofensiva de .326/.399/.564 y solo Alex Rodriguez, Ted Williams y Mel Ott igualan o superan estos valores a su edad. Estos tres previamente mencionados son los únicos, que en 1996, 1939 y 1929 respectivamente superan a Trout en carreras creadas. El joven outfield acumuló 138 en apenas 139 juegos disputados. El dominio de la zona fue impresionante, a tan temprana edad le hizo swing a un 26.5% de los pitcheos fuera de la zona de strike. Despues de que Anaheim había firmado a Albert Pujols, fue Trout quien lideró en todos los aspectos a este equipo, convirtiéndose incluso en fuerte candidato al más valioso de la liga. En las bases, Trout robó 49, siendo out en solo 5 oportunidades, para dejar un 91% de efectividad. Además que aportó 10 carreras sobre un jugador promedio en avance de las bases, siendo líder de todas las Grandes Ligas, determinado como el más rápido de la temporada con Spd de 8.6. Al guante brilló robando varios cuadrangulares y tuvo la quinta mejor actuación defensiva para cualquier jugado y la tercera entre los jardineros según BaseballReference.com pero aun así no consiguió el guante de oro. Ningún jugador de posición con 20 años o menos ha tenido una temporada de más valor que Mike Trout. Su rWAR para bateadores de 10.7 es record de las Grandes Ligas y solo superado por el pitcher Dwight Gooden quien tuvo 11.9 en 1985. Trout anotó 129 carreras que hubiesen sido más de 150 en 162 juegos, tuvo el mejor OPS+ y le enseña al mundo que no es una estrella del futuro, sino el jugador más completo de la presente temporada.

Votaría así: 1. Mike Trout. 2. Yu Darvish. 3. Yoenis Céspedes.

 

Premios Liga Nacional 2012

Cy Young Award

Esta temporada el premio que se debe entregar al mejor lanzador de cada liga no está tan fácil de decidir como el año pasado, cuando hubo dos triple coronados. La mayoría de las predicciones que podemos ver de expertos en el tema, dan como principales candidatos a R.A. Dickey, Johnny Cueto o Gio González. Aquí un breve análisis alrededor del tema: A mitad de temporada era completamente correcto decir que el premio se lo merecía Dickey. Este lanzador embasó a menos de un bateador por inning y tenía una efectividad de 2.40, además de 9.2 ponches por cada 9 entradas. En este momento yo lo cambiaría a ser el segundo mejor pitcher de la Liga Nacional. Clayton Kershaw es el indicado. Lanzando 227 innings y dos tercios, apenas 6 detrás de Dickey el líder, es el segundo con mas ponches (apenas 1 menos del pitcher de los Mets previamente mencionado) y líder irrefutable en efectividad, con 2.53 (Dickey tiene 2.73 en el segundo lugar). Kershaw recibió apenas 0.6 jonrones por cada 9 entradas, solo 0.2 más que Gio González, líder del viejo circuito. El abridor numero uno de Los Ángeles encabezo la liga en WHIP, referente a hits y boletos por inning, con 1.023. Si alejamos la intervención de la defensiva en la actuación de los pitchers, con la estadística FIP, únicamente González supera a Kershaw, apenas 0.07 puntos por debajo. Sin embargo Kershaw acumuló una apertura y 28 innings y 1 tercio más que el pitcher de Washington, para aportarle mucho más a su equipo. Para terminar, Kershaw es el pitcher de la Liga Nacional con mayor WAR (Victorias sobre remplazo) de Baseball Reference (rWAR) con 6.2 y de Fangraphs (fWAR) con 5.5.

Votaría así: 1. Clayton Kershaw. 2. R.A. Dickey. 3. Gio González.

Most Valuable Player

Mi preferencia en este premio puede ser el más popular entre los que han opinado. El cátcher dos veces campeón con 25 años de edad tiene todas las razones para llevarse el premio. Gigantes de San Francisco tuvieron una de las segundas mitades mas accidentadas de Las Grandes Ligas: Melky Cabrera fue suspendido por consumir sustancias prohibidas, Pablo Sandoval jugó apenas dos tercios de la temporada debido a lesiones, sus movimientos en el mercado no resultaron lo que se esperaba y por el contrario, sus principales rivales Dodgers de Los Angeles invirtieron mucho dinero (irracionalmente) en “estrellas” que podían poner en riesgo su clasificación. Buster Posey consiguió un OPS de 1.043, 1.134 y 1.023 en los meses de julio, agosto y septiembre. Ritmo realmente impresionante, tomando en cuenta que estamos hablando de un receptor y que se encuentra en un estadio que favorece generalmente a los pitchers. Bateó 39 dobles y conectó 24 jonrones, para tener el tercer mejor Slugging de la liga con .549. Su paciencia en el home lo llevó a tener 11.3% de bases por bolas, para un promedio de embasado de .456 en la segunda mitad de la temporada. Segundo de la liga en wOBA, con .406, solo .007 puntos detrás de Ryan Braun. Tercero en carreras aportadas con el bate por encima de un jugador promedio, con 44.7, siendo el primero entre cátchers y superando por 17.4 al segundo lugar. Ryan Braun y Andrew McCutchen son realmente quienes deben competir con él el premio. A pesar de que de forma ofensiva contribuyeron más a su equipo que él, Posey aportó un total de 7 carreras a la defensiva, mientras que estos outfielders 2.8 y -6.9 respectivamente. A esto le agregamos que Posey siendo cátcher, tiene un mayor valor sabermétrico, por tratarse de la posición más difícil y exigente que hay. Finalmente, Posey es el mejor en el viejo circuito en fWAR con 8.0 y en rWAR con 7.2. Un cátcher excelente con su equipo en la postemporada, líder nato que desde muy temprano está haciendo historia.

Votaría así: 1. Buster Posey. 2. Ryan Braun. 3. Andrew McCutchen.

Rookie of the Year

Entre las grandes satisfacciones de este deporte está ver a jugadores jóvenes siendo exitosos, representando un enorme centro de atracción para el debate y las predicciones. Sobre todo cuando se tienen tan solo 19 años de edad. Bryce Harper llegó un mes tarde a los encuentros de los Nacionales de Washington, pero le bastaron los juegos para ser uno de los líderes del equipo. Cuando se analiza quien debe y quien no debe ser el novato del año es muy diferente al más valioso. En este premio pienso que es más importante sacar las variables del contexto: Equipo, edad, posición, conflictos a lo largo de la temporada, presión, entre otros. Esta ultima mencionada es la que en teoría debió afectar a Harper, puesto a que no debe ser nada fácil ser considerado el mejor prospecto del beisbol con menos de veinte años y enfrentar a lanzadores con mucha más experiencia. Harper superó las expectativas. Se unió a una lista de apenas tres jugadores en el juego de las estrellas siendo adolescente y consiguió la mayor cantidad de Victorias Sobre Remplazo (rWAR) con 19 años o menos de toda la historia con 5.0. En esta lista de jugadores con 19 o menos, Harper quedó de quinto en dobles con 26, séptimo en triples con 9, segundo en jonrones con 22, quinto en carreras anotadas con 98 y cuarto en bases alcanzadas con 254. Se debe tomar en cuenta que Harper tomó tan solo 597 apariciones al plato, ya que por intereses de contrato para la gerencia era preferible que debutara en mayo. De no haber sido así, hubiese podido romper muchos de estos records. Además Harper tuvo una excelente defensiva, que debió considerarlo para el guante de oro, salvándole alrededor de 14 carreras a su equipo. Sus rivales más cercanos deben ser Todd Frazier y Wade Miley. El primero tiene 26 años y una temporada tanto ofensiva como defensivamente inferior a Harper. Por otra parte Miley tuvo una excelente temporada como lanzador, siendo el mejor de la liga pero con mayor edad e inferiores estadísticas de valor que el favorito de este servidor.

Votaría así: 1. Bryce Harper. 2. Wade Miley. 3. Todd Frazier.

Octubre sabermétrico de la LVBP

Mientras que cinco venezolanos se uniformaran como campeones en la Serie Mundial, se desarrollaban las ligas caribeñas más importantes. Venezuela no fue una excepción y tuvo un inicio para algunos, inesperado, para otros no tanto, pero al final todos felices de que regreso el beisbol a nuestros estadios.

Ya finalizado el mes de octubre, podemos hacer un breve resumen de lo que ha sucedido hasta este momento:

Águilas del Zulia tienen sin duda el mejor arranque de la liga, esto se debe directamente al buen comportamiento de su pitcheo y bateo, manteniéndose en el segundo lugar en efectividad con 2.91, recibiendo la menor cantidad de jonrones (ayudados por el estadio donde juegan) y ponchando la mayor cantidad de bateadores, lo que evita la participación de la defensiva en la  sumatoria de outs. Por otra parte han sido la ofensiva con mas carreras anotadas con 89, el mejor promedio de embasado, Slugging y lógicamente el mejor OPS, con .774.

La otra cara de la moneda es sin duda Tiburones de La Guaira. Su bullpen y defensiva fue determinante en las primeras semanas de la temporada para que ganaran su primer juego apenas en el juego numero 9. Sin embargo la explosión defensiva y la incorporación de algunas piezas monticulares de gran importancia han hecho la diferencia. Despues de perder los primeros 8 juegos, tienen record de 7-3 en los siguientes 10. Lo que podemos asegurar es que las carreras se han conseguido a través de extrabases, teniendo un ISO (poder bruto del equipo) de .162, mientras que el resto de la liga tiene .123. Sus importados han dado 20 jonrones, mientras que el Magallanes es el único que llega a esa cifra en jugadores de cualquier nacionalidad. El problema está en que tienen el peor promedio de bateo y embasado de la liga, por lo que las carreras producidas no fueron suficientes para conseguir victorias.

Vamos a ponerle un toque sabermétrico.

Con la ayuda de los genios intelectuales de este deporte, escritores del libro “The Book, Playing the Percentages in Baseball” y su página web InsideTheBook.com, es posible conseguir los valores ofensivos para cada estadística. Mediante las Cadenas de Markov, introducimos los valores que obtuvimos en el mes de octubre de la LVBP. Conseguimos lo siguiente:

Las probabilidades de anotar carreras en cada estado de bases y outs son los siguientes:

(Si hay una x significa que hay un hombre en esa base, si existe un numero es la base en la que se encuentra el/los corredor/corredores)

Bases 0 outs 1 out 2 outs
xxx 0.523 0.273 0.099
1xx 0.950 0.544 0.219
x2x 1.110 0.688 0.332
xx3 1.362 0.930 0.367
12x 1.586 0.997 0.464
1×3 1.795 1.209 0.493
x23 1.956 1.352 0.607
123 2.467 1.716 0.803

El valor ofensivo para cada estadística ofensiva es el siguiente:

Evento Carreras
BB 0.389
Sencillo 0.505
Doble 0.799
Triple 1.092
Jonrón 1.504
Out, no K -0.296
Ponche -0.297

El wOBA es una estadística que representa el valor ofensivo de un jugador a la escala del OBP, esto quiere decir que cuando veamos el wOBA debemos imaginar que .400 es excelente, ya que cuando vemos un OBP así, pensamos lo mismo. De igual forma podemos consultarlo en el glosario de Sabermetrico.com: wOBA.

Con esto podemos calcular lo que me atrevo a denominar el PwOBA que representaría el wOBA Parcial. ¿Por qué wOBA Parcial? Porque el wOBA original trabajaría con golpeados, bases robadas y atrapados robando, pero actualmente no poseemos las herramientas para determinar el valor de estas estadísticas.

Líderes de PwOBA con al menos 30 apariciones al plato en octubre:

Nombre PA PwOBA
1 Carlos Maldonado 42 .524
2 Darwin Perez 49 .483
3 Jose Martinez 84 .480
4 Jackson Melián 57 .475
5 Daniel Mayora 33 .472
6 Erold Andrus 44 .467
7 Frank Diaz 48 .464
8 Scott Van Slyke 63 .460
9 Max Ramirez 35 .460
10 Gorkys Hernandez 63 .446
11 Ramon Castro 44 .443
12 Luis Jimenez 53 .443
13 Jose Flores 34 .433
14 Evan Gattis 70 .427
15 Jose Pirela 74 .421
16 Freddy Galvis 72 .419
17 Carlos Rivero 75 .419
18 C.J. Retherford 72 .417
19 Luis Durango 59 .416
20 Carlos Colmenares 49 .414

Esto nos permite iniciar el cálculo parcial de las carreras contribuidas de un jugador a su equipo. El wRAA es la conversión del wOBA a carreras contribuidas, después de que le dimos un valor a cada estadística (un jonrón representa alrededor de 1.5 carreras) lo comparamos a lo que produciría un jugador promedio. Definición: wRAA.

Líderes de PwRAA en octubre:

Nombre PA PwRAA
1 Carlos Maldonado 42 6.4
2 Jackson Melián 57 6.2
3 Scott Van Slyke 63 6.0
4 Darwin Perez 49 5.7
5 Gorkys Hernandez 63 5.3
6 Frank Diaz 48 4.8
7 Evan Gattis 70 4.7
8 Jose Pirela 74 4.7
9 Carlos Rivero 75 4.6
10 Erold Andrus 44 4.5
11 Freddy Galvis 72 4.4
12 Luis Jimenez 53 4.3
13 C.J. Retherford 72 4.3
14 Ramon Castro 44 3.6
15 Luis Durango 59 3.5
16 Daniel Mayora 33 3.5
17 Max Ramirez 35 3.4
18 Darin Ruf 68 2.9
19 Carlos Colmenares 49 2.8
20 Jose Castillo 66 2.6

Es importante recordar que en solo 17 juegos disputados por equipo estos números son muy primitivos y falta mucho campeonato, los líderes pueden caer y algunos que no han empezado a jugar pueden escalar los primeros puestos.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.123 seguidores