Archivo de la etiqueta: Postseason

Schilling y Cooperstown van de la mano

World Series: Cardinals v Red Sox Game 2

Por  alguna razón siempre había sentido la responsabilidad de escribir este artículo. Cada año después de que anuncian los nuevos integrantes del Salón de la Fama de Cooperstown lo primero que me viene a la mente es: ¿por qué no estoy escuchando el nombre Curt Schilling?

Mi primer argumento para defender a Schilling es bastante directo: Hubo un mismo pitcher que derrotó a una de las mejores generaciones de los Yankees de New York, los Yankees de Jeter, Clemens,  Mariano, Torre, 3 títulos de Serie Mundial consecutivos, y que tres temporadas después se fue a Boston para romper la Maldición del Bambino. De verdad, siendo honestos, ¿cómo es posible que el mismo jugador haya tenido un rol tan importante en una de las mejores Series Mundiales de la historia (2001), contra uno de los rivales más temibles y después a los 37 años de edad haya derrotado al mismo rival para acabar con la maldición más famosa de todos los tiempos?

Sorprende más aún que ese mismo pitcher del que estamos hablando haya recibido un máximo apoyo del 39% (de 75% necesarios) para entrar al Salón de la Fama.

Si, señoras y señores, ese es Curt Schilling.

Lo mejor del caso es que muchos podrían decir que un verdadero inmortal no solo se puede defender de grandes momentos de postemporada sino que también necesitan ganar Cy Youngs, ganar 300 juegos y ponchar a 2500 bateadores. Pero es que Schilling no es solo uno de los mejores pitchers en momentos decisivos, sino también uno de los mejores lanzadores en la historia moderna de este deporte.

Curt Schilling IV

Temporada regular

Hay que tener en mente dos datos muy importantes del contexto en el cual jugo Schilling:

Primero, fue la época más difícil para pitchers que hemos visto. Las cuatro temporadas con las peores efectividades colectivas desde 1931 son las del 96, 99, 00 y 06. Justamente en este tiempo Schilling promedió 210 innings pitchados por temporada.

Este punto le da mucho mérito al pitcher, su efectividad de por vida de 3.46 no suena tan espectacular hoy en día, pero considerando lo dicho, si es espectacular.

No hay mejor estadística que podamos usar para defender esto que el ERA+. Básicamente ERA+ lo que hace es comparar la efectividad de un pitcher con la de la liga y la ajusta al estadio donde pitcha. 100 vendría siendo el promedio, mientras mayor mejor.

El ERA+ de Schilling es de 127, igual al de Tom Seaver, mejor que el de Palmer, Smoltz, Marichal, Spahn, Glavine, Carlton y muchos otros miembros del Salón de la Fama.

Esto se debe a que tuvo muchas temporadas excelentes, como la del 2001 cuando tuvo una efectividad de 2.98 pero el promedio de la liga era 4.42, muy diferente al 3.74 que vimos en el 2014.

Por otra parte está el FIP, estadística que solo considera los resultados que pueden controlar los pitchers y que no dependen de la defensa del equipo (ponches, boletos, golpeados y jonrones). Parece ser una estadística hecha para él, siendo unos de los pitchers más controlados de la historia, dando solo 2 bases por bolas por cada 9 innings siendo un ponchador por naturaleza. La lógica nos dice que por más ponches propine un pitcher tiende a dar más boletos, pero este no fue el caso de Schilling.

 Arizona Diamondbacks' starting pitcher Curt Schill

El FIP- tiene la misma función que el ERA+ con la diferencia de que se utiliza el FIP en vez de la efectividad y mientras menor sea el número mejor. En las temporadas  con el FIP más alto en los últimos 85 años de beisbol, como lo fueron sus años en Arizona, Schilling presentó FIPs estelares como 3.11, 2.40 y 2.66. Un FIP de 2.40 lo pondría como el tercer mejor de las Grandes Ligas la temporada de 2014, con la diferencia de que en el 2002 el promedio de la liga fue 4.28 y en el 2014, 3.74.

Esto lo llevo a tener un FIP- ridículo, ya que tuvo desempeños impensables para la época en la que jugo.  Su FIP- de por vida fue de 76, el SEXTO mejor de la historia para pitchers con al menos 2000 innings lanzados, detrás de nada más y nada menos que Pedro Martínez, Rube Waddell, Roger Clemens, Randy Johnson y Walter Johnson. Se podrán imaginar la cantidad de pitchers por debajo de Schilling.

El segundo punto referente al contexto es que a pesar de que esta fue una generación donde explotó la ofensiva por diversas razones, también vimos a una gran cantidad de fenómenos en el montículo sin precedentes.

Es por esto que Schilling no tiene ni un Cy Young ganado, sino más bien un cuarto lugar y TRES segundos lugares. En estas cuatro oportunidades los ganadores fueron Pedro Martínez, Greg Maddux como segundo lugar, Randy Johnson dos veces y Johan Santana. En particular podemos ver la temporada del 2001, cuando Schilling tuvo ERA+ de 157, FIP- de 69, 293 ponches y solo 39 bases por bolas y aun así quedarse corto con su compañero de equipo Randy Johnson, quien ponchó 372 y tuvo mejor efectividad y FIP.

Sin embargo no pasó desapercibido en esta época, por lo que fue invitado a un total de 6 juegos de estrellas, de los cuales fue el abridor de 2.

Podemos también resaltar algunos de estos datos:

  • En el 2002 Curt Schilling se convirtió en el único pitcher de la historia con 10 juegos de al menos 8 ponches y 0 bases por bolas.
  • Solo 2 pitchers en la historia tienen más de 22 juegos en su carrera con al menos 10 ponches y 0 bases por bolas: Randy Johnson y Curt Schilling.
  • Solo 2 pitchers en la historia han tenido temporadas de al menos 290 ponches y menos de 40 bases por bolas, Curt Schilling (dos veces) y Pedro Martínez.
  • Solo 4 pitchers en la historia han acumulado 300 o más ponches en 3 ó más temporadas: Nolan Ryan, Randy Johnson, Sandy Koufax y Curt Schilling.
  • Solo 3 pitchers en la historia han registrado 10 o más ponches por cada nueve innings en 5 o más temporadas: Randy Johnson, Nolan Ryan y Curt Schilling.
  • Solo 2 pitchers en la historia han superado los 3000 ponches y no han entrado al Salón de la Fama: Roger Clemens y Curt Schilling.
  • Solo un pitcher desde 1884 ha acumulado 6 temporadas con una relación ponches/boletos por encima de 5: Curt Schilling.
  • Solo 3 pitchers han superado los 80 juegos completos desde 1990: Randy Johnson, Greg Maddux y Curt Schilling.

**FILE** Boston Red Sox pitcher Curt Schilling tends to his right ankle during the third inning of game 6 of the ALCS against the New York Yankees in this file photo taken on Tuesday, Oct. 19. 2004, in New York. Baltimore Orioles broadcaster Gary Thorne said Wednesday night, April 25, 2007, that Schilling painted the sock red as a public relations stunt in the Red Sox Game 6 win over the Yankees in the 2004 American League Championship Series. The famous bloody sock is now in the Baseball Hall of Fame in Cooperstown, N.Y. (AP Photo/Charles Krupa, File)

Postemporada

Este parece ser el fuerte de Curt Schilling. ¿Por dónde empezar?

Ganó un total de 3 anillos de Serie Mundial, jugando en 4 con tres franquicias diferentes. Tuvo una efectividad espectacular de 2.23 en 133.1 innings, con 120 ponches y 25 bases por bolas en playoff. En 8 de sus 12 series de playoff tuvo una efectividad igual o menor a 1.69, teniendo como mínimo una apertura en cada serie.

Aquí voy con mi dato favorito:

Curt Schilling abrió un total de 5 juegos en los cuales su equipo estaba al borde de la eliminación en postemporada, su equipo ganó los 5 juegos, en todos los casos con al menos 7 innings pitchados y en total una efectividad de 1.37 (WOW) la mejor para cualquier pitcher con un mínimo de 23 innings en estas instancias. En otras palabras, Curt Schilling es el pitcher con el mejor rendimiento cuando su equipo necesita urgentemente una victoria en postemporada en la historia de este deporte.

Inevitable hacer referencia a su trayectoria en playoff:

1993: MVP de la Serie de Campeonato que llevó a Philadelphia a la Serie Mundial. Juego blanqueado de 5 hits en el juego 5 de la Serie Mundial.

2001: 6 carreras recibidas en 38.1 innings en todo el playoff. MVP de la Serie Mundial donde lanzó 3 juegos, ponchó a 26 y dio 2 boletos. Abrió el épico juego 7 contra Roger Clemens.

2004: Lanzó 7 innings sólidos a pesar de que le sangraba el tobillo en el más grande de todos los regresos de la historia contra los Yankees. Ganó un juego en el primer título en 86 años de Boston.

2007: Se convirtió en el segundo abridor más viejo de todos los tiempos en ganar un juego de Serie Mundial con 40 años y 345 días de edad.

¿Si estas no son credenciales de un verdadero inmortal cuales si lo son?

Arizona Diamondbacks pitcher Randy Johnson, left, and Curt Schilling, right, hold the World Series MVP trophy they will share after being named co-receipiants of the World Series Most Valuable Player award after the Diamondbacks beat the New York Yankees 3-2 in Game 7 of the World Series Sunday, Nov. 4, 2001, at Bank One Ballpark in Phoenix. (AP Photo/David J. Phillip)

Curt Schilling tuvo un WAR de 80.7 en Baseball Reference y de 80.1 en Fangraphs (utilizan diferentes fórmulas, la primera basada en ERA y la segunda en FIP).

En el caso de Baseball Reference, los pitchers promedio que ingresan al Salón de la Fama tienen un WAR de 74. De los 25 pitchers que tienen más WAR de por vida que Schilling, 23 son inmortales y 2 siguen en las papeletas de votación.

Aun considerando todo lo dicho en este artículo, Curt Schilling ha contado con un apoyo del 39%, 29% y 39% respectivamente en sus primeros tres años de disponibilidad.

Le quedan 7 chances por la asociación de periodistas. Esperemos que entren en razón.

Videos:

Juego blanqueado en la Serie Mundial de 1993

9 ponches en el juego 7 de la Serie Mundial del 2001

Media ensangrentada en el regreso del 2004

Último juego de su carrera, juego ganado en la Serie Mundial 2007

Ponche 3000

New York Yankees v Boston Red Sox

Anuncios

Cómo fueron eliminados los Yankees de New York

Antes del inicio de las Grandes Ligas en el 2012, Yankees de New York habían clasificado al playoff en dieciséis de las ultimas diecisiete temporadas. Nada le permitía a ningún analista de beisbol asegurar que en esta oportunidad no se repetiría la historia, puesto a que las nominas de los equipos en su división se veían muy similares.

Efectivamente, Yankees fueron segundos en carreras anotadas con 804, primeros en jonrones con 245, terceros en bases por bolas recibidas con 565, segundos en OBP con .337, primeros en Slugging con .453, segundos en WAR ofensivo con 29.1, primeros en wOBA con .342. En fin, la mejor ofensiva de la temporada regular. A pesar de que Baltimore fue la gran sorpresa, consiguieron la división este de la Liga Americana.

Contra Orioles de Baltimore tuvieron que jugar la Serie Divisional. Si se revisa juego por juego de esta serie, fue completamente peleada desde el inicio hasta el final. En el primer juego la pizarra estaba igualada en el noveno episodio, el segundo terminó por una carrera, el tercero se fue a extra innings, el cuarto también y en el quinto y decisivo Yankees cerraron con una joya de CC Sabathia ganando por dos carreras.

¿Pero fueron claramente superiores los Yankees sobre Orioles? No lo creo. Si obviáramos 4 de las 5 carreras anotadas por New York en el noveno inning del primer juego, ambos equipos tendrían la misma cantidad de carreras en la Serie entera. Ofensivamente ambos equipos dieron mucho que desear, puesto a que las efectividades fueron de 1.76 y 2.52. En este tipo de casos yo no estaría tan seguro de que el pitcheo de ambos equipos es tan dominante para tener estos números, simplemente sabemos que en 5 juegos pueden pasar muchas cosas y hasta el mejor de los bateadores puede atravesar un mal momento.

Entre los bateadores regulares, únicamente Derek Jeter y Mark Teixeira tuvieron un promedio de embasado por encima de .300, consiguiendo un OBP colectivo de .278 (0.59 menos que en la temporada regular). Simplemente los batazos oportunos se consiguieron en tres juegos, los necesarios para avanzar a la siguiente ronda. Pero entre celebraciones nadie anunció que Alex Rodriguez, Nick Swisher, Robinson Cano, Russell Martin y Curtis Granderson, quienes tomaron 92 turnos (51% del equipo) tuvieron un promedio de bateo de .130.

De igual modo, Yankees y Tigres empezaron la Serie de Campeonato de la Liga Americana 2012 el sábado 13 de octubre. La cantidad de bateadores de calidad en el equipo de Detroit, les da la inmensa ventaja de responder muy bien en rallys. De este modo produjeron la cantidad necesaria para ganar todos y cada uno de los juegos de esta serie. A pesar de que se debe otorgar crédito al pitcheo de Detroit, dudo mucho que toda la supremacía de este equipo en la serie se deba a su capacidad en la lomita.


Como mencionaba al inicio del artículo, la ofensiva de los Yankees fue básicamente la mejor del año, teniendo hasta 10 bateadores con al menos 14 jonrones. Pero todo pareció apagarse por unos días. El colapso fue colectivo y después de que Derek Jeter  se lesionara por más de cuatro meses, el desanimo fue evidente. Esta vez la ofensiva fue peor que en la Serie Divisional, pero la gran diferencia fue que el pitcheo de New York no tiene la capacidad de mantener la ofensiva de Detroit en un mismo nivel que la suya, mientras que contra Baltimore si era posible.

Cualquier decisión que tomara el dirigente Joe Girardi en la construcción de una alineación lo llevaría a la derrota. La única contribución positiva que podemos notar es de Ichiro Suzuki, quien por sus características, en juegos de postemporada contribuye mucho menos que lo que pudo hacer Alex Rodriguez o Robinson Cano.

Como promedio de bateo tuvieron .157, de embasado .224, Slugging .264 y como resultado OPS de .488, mientras que conjuntamente, los jugadores que jugaron en esta serie se combinaron para un OPS de .790 en la ronda regular.

Por esas razones considero que en condiciones normales, los Tigres de Detroit no hubiesen podido limitar a la ofensiva de los Yankees a hacer 6 carreras en 4 juegos.

No queda más para New York que seguir hacia adelante, con la mirada hacia el 2013 y con un estudio profundo de las debilidades del equipo para no cometer los mismos errores.